Elkarretaratzean Artzain Onaren aurrean 2018-12-15

Colectivo “No a espaldas de la Diócesis –

Elizbarrutiarekin batera” Taldea

20181215 Manifiesto        20181215 Manifestua

MANIFESTUA


Gaur gure elizbarrutiko Katedral aurrean elkartu garenak ez gatoz hona inori aurka egiteko asmoz. Elizbarruti honen etorkizunagatik kezkatuta gaudelako mugitu gara, ez beste ezergatik, ikusirik desegiten ari dela urte gutxiren buruan, eta ez dagoela gure esku hori eragoztea. Ez gara asko. Badakigu gure keinua gauza xumea dela eta txikia, baina ahotsa jarri nahi diegu gure kristau elkarteetan asaldatuta sufritzen ari diren guztiei, nabariturik Gipuzkoako gure Eliza gero eta hondatuagoa dagoela.
Gure artean larri zaurituta dago elizbarrutiko batasuna, eta inork ez daki zeinek osatuko duen. Gotzaindegiaren jokaera larderiatsuak aspaldi utzi zituen benetako eraginkortasunik gabe Elizbarrutiko Apaiz Batzordea eta Elizbarrutiko Pastoral Kontseilua, elizbarrutirako gai erabakigarriez gogoeta egiteko eta aholkua emateko funtsezko erakundeak. Bestetik, artziprestaldeen berregituraketa, benetako premiak kontuan izan gabe eta bailaretako nortasuna aintzat hartu gabe ezarria, indarrak bildu eta pastoralgintza biziberritu ordez, are gehiago ari da egiteko hori eragozten eta oztopatzen.
Ez da hori bakarrik. Ezabatu egin dira, azalpenik batere eman gabe, urteroko Pastoral Jardunaldiak, zeinetan 300 pastoralgilek baino gehiagok esku hartzen zuten. Bailaretan laiko-ardurak eman zitzaizkien emakumeei eta gizonei ez zaie arreta arrastorik jartzen. Desagertu egin da Teologia eta Pastoral Institutua, eta inork ez dakigu zergatik. Gure elizbarrutian jada ezin da Eliz eredu argi batean oinarritutako benetako pastoral jarduerarik bideratu. Bien bitartean, ekimen arrotzak sartzen ari dira, erromesaldiak, pietatezko debozioak… eta edozein bazterretatik datoz apaizak eta mojak, aldez aurretik gure elizbarrutiko errealitate eta bizitzarekin inolako harremanik izan gabe, ezta ezaguerarik edo loturarik ere. Horrela gabiltza urtea joan eta urtea etorri, honek guztiak nora eramango gaituen jakin gabe.

Baina gaur kalera irtenarazi gaituena egitate bat da, Gotzaindegiko zuzendaritza hartzen ari den norabide okerra agirian utzi duena; kristauekiko begirune eza, 1950ean elizbarrutia eratu zenetik, bere ondarea sortzen eta eusten lagundu duten arren; eta, batez ere, irizpide ebanjeliko arrastorik ez egotea. Guztiok jakin dugu komunikabideen bitartez Gotzaindegiak aparthotel bihurtuko duela orain arte elizbarrutiko kuriaren egoitza izandakoa, alegia, elizbarrutiko pastoralgintza garrantzitsuena eragiten zeneko tokia, eta atea zabalduko diola 26 apartamentu egiteari, hotel lizentziarekin. Badirudi antzeko zerbait egitekotan direla Urdaneta kaleko 10.ean, Gotzainaren oraingo etxebizitzan eta zenbait apaiz jubilaturen egoitzan. Jakin ahal izan dugu baita ere, Intxaurrondon (Donostia) kokatutako Santu Guztien parrokia bota egingo dutela Zahar Etxe bat eraikitzeko, ez publikoa, pribatua baizik, eta Gotzaindegiak inbertsiogile bat daukala hori gauzatzeko: 6 solairuko Egoitza izango da eta 4 solairuko parkinga edukiko du. Era berean, kezkatzekoa da parrokia batzuk gogoak emanda ezereztea, apetaren arabera.
Hau guztia gertatzen ari da gauero kalean lo egiten duten 150 pertsona dauden elizbarruti batean eta, Irungo mugatik, Frantzia etorkinak sarri-sarri itzultzen ari den elizbarrutian. Beste elizbarruti batzuetan “etxegabeentzat” “etxebizitza sozialak” sustatzen hasita daude Frantzisko aita santuaren deia adituz, hura esan eta esan ari baitzaie Europako tokiko elizei, parrokiei eta monasterioei hartzeko gosete eta gerratetik ihesi datozenak; aldiz, gure elizbarrutiak hotel arloko negozioari ekin ez dio ba, Donostiako turismoaren “booma” aprobetxatuz. Desberdin pentsa dezakegu eta pastoral era ezberdinak eragin ditzakegu, baina ezin duguna da Ebanjelioaren aurka jo hain era nabarmenean. Gure elkarteetan kristauak Elizaren lotsagarrikeriaz mintzo dira egun hauetan, ulertu ezinik.

Hemen gaudenok ez dakigu ze harrera izango duen keinu honek. Ez dakigu Erroman edo Espainiako Gotzainen Batzarrean inor arduratuta dagoen serio elizbarruti txiki honetaz. Gaur hona etorri bagara, gure elizbarrutiko Katedral aurrera, arrazoi honegatik da: gero eta gehiagok ikusten dugulako gure artean kristau fedearen etorkizuna dagoela jada jokoan gure herrian. Ez dugu nahi, egunen batean, gutaz oroitzean, inork esaterik geldoak izan ginela, egoera honetan besoak tolestuta, eta ez genuela jakin erantzuten hain une zailetan. Aurrerantzean ere saiatuko gara Gipuzkoako Eliza ebanjelikoagoa izan dadin.

Artzain Onaren katedral aurrean
2018ko abenduaren 15a

Colectivo “No a espaldas de la Diócesis – Elizbarrutiarekin batera” Taldea

MANIFIESTO


Los que nos reunimos hoy aquí, ante la Catedral de nuestra diócesis, no lo hacemos para enfrentarnos a nadie. Solo nos mueve la preocupación por el futuro de esta diócesis que en pocos años se va deshaciendo sin que esté en nuestras manos el poder evitarlo. No somos muchos. Sabemos que nuestro gesto es sencillo e insuficiente, pero queremos poner voz a todos los que en nuestras comunidades cristianas sufren desconcertados al experimentar cada vez más el deterioro de nuestra Iglesia de Gipuzkoa.

Entre nosotros la comunión diocesana está gravemente herida, y nadie sabe quién podrá sanarla. La actuación autoritaria del Obispado ha dejado hace mucho sin eficacia real al Consejo Presbiteral Diocesano y al Consejo Pastoral Diocesano como órganos indispensables para la reflexión y la consulta en temas decisivos para la diócesis. Por otra parte, la reestructuración de los arciprestazgos, introducida sin atender a la necesidades reales ni respetar la identidad de las zonas, lejos de aunar fuerzas y reavivar la acción pastoral, la está obstaculizando y entorpeciendo todavía más.

No solo es eso. Se han suprimido, sin explicación alguna, las Jornadas Pastorales anuales en las que participaban más de 300 agentes de pastoral. Ha desaparecido cualquier tipo de atención a las laicas y laicos a quienes se les habían confiado responsabilidades laicales en las zonas. Ha desaparecido el Instituto de Teología y Pastoral sin que sepamos nadie por qué. En nuestra diócesis ya no es posible orientar una verdadera acción pastoral inspirada en un modelo claro de Iglesia. Mientras tanto, se van introduciendo iniciativas extrañas, peregrinaciones, devociones piadosas… y siguen llegando de cualquier parte presbíteros y religiosas sin ninguna relación previa ni conocimiento o sintonía con la realidad y la vida de nuestra diócesis. Así seguimos caminando año tras año sin saber a dónde nos llevará todo esto.

Pero lo que nos hace salir hoy a la calle es un hecho que pone al descubierto el rumbo descaminado que está tomando la dirección del Obispado; la falta de respeto a los cristianos que, desde el origen de la diócesis en 1950, han contribuido a crear y sostener el patrimonio diocesano; y, sobre todo, la ausencia total de criterio evangélico. Todos hemos podido saber por los medios de comunicación que el Obispado transformará en apartotel el edificio que ha sido hasta ahora la sede de la curia diocesana desde la que se promovía la acción pastoral más importante de la diócesis, para crear 26 apartamentos con licencia de hotel. Al parecer, también está previsto algo similar con el edificio de la calle Urdaneta 10, actual residencia del Obispo y de algunos sacerdotes jubilados. Hemos podido saber también que la parroquia de Todos los Santos ubicada en Intxaurrondo (Donostia) será destruida para construir una Residencia para Mayores, no pública sino privada, para lo que el Obispado cuenta con un inversor: el edificio de la residencia tendrá 6 plantas y un parking de 4 pisos. De igual modo es motivo de preocupación la supresión arbitraria de algunas parroquias.

Todo esto está sucediendo en una diócesis donde todas las noches duermen a la intemperie casi 150 personas y a donde están llegando continuamente migrantes devueltos por Francia por la frontera de Irún. Cuando en otras diócesis comienzan a promover “pisos sociales” para “los sin techo” escuchando las repetidas llamadas del papa Francisco a las Iglesias locales, a las parroquias y monasterios de Europa a acoger a quienes vienen huyendo del hambre y de la guerra, nuestra diócesis se embarca en el negocio hotelero aprovechando el “boom” turístico de la ciudad de San Sebastián. Podemos pensar de manera diferente y promover estilos pastorales distintos, pero lo que no podemos es ir en contra del Evangelio de manera tan manifiesta. En nuestras comunidades los cristianos, mujeres y hombres, están hablando estos días de un escándalo de la Iglesia, difícil de entender.

Quienes estamos aquí no sabemos qué acogida tendrá este gesto. Ignoramos si alguien se está preocupando realmente de esta pequeña diócesis en Roma o en la Conferencia Episcopal Española. Si hemos venido hoy aquí, ante la Catedral de nuestra diócesis, es porque somos cada vez más los que vemos que entre nosotros se está jugando ya el futuro de la fe cristiana en nuestro pueblo. No queremos que nadie nos recuerde un día como espectadores pasivos que no supieron reaccionar en momentos tan críticos. Seguiremos trabajando por una Iglesia de Gipuzkoa más evangélica.

Ante la Catedral del Buen Pastor
15 de Diciembre de 2018

Colectivo “No a espaldas de la Diócesis – Elizbarrutiarekin batera” Taldea

 

Anuncios

Bihozberritzearen fruituak

ABENDUALDIKO HIRUGARREN IGANDEA
C Zikloa

Eguberri jaien atarian gaudela jada,
gure bidera ateratzen da
Profeta latz, zuzen eta tente bat,
haize guztien aurrean zutik mantentzen den haritzaren antzekoa.
Garai guztietako pertsonentzat baliagarriak diren
oinarrizko egiak, gizalegez beteak, oihukatzen dizkiguna.
Eta hari beretik beti: Aita bat eta bera dugula guztiok.
eta Berak oparitu diguna
mundu osoarentzat eta pertsona guztientzat dela.
Eta mezu honekin eta bere umiltasunarekin,
ez du Jainkoari buruz jardun beharrik
Eguberri zer den ekintzen bidez adierazteko.
Berak argi gaitzala.
Igande zoriontsua izan dezazuela.

Bihozberritzearen fruituak
Lukas 3,10-18

Jendeak galdetzen zion Joani: – Zer egin behar dugu, bada? Hark erantzuten zien: –
Bi soineko dituenak eman diezaiola bat jantzirik ez duenari, eta jatekoa duenak ere bana dezala. Joan ziren zergalari batzuk ere bataiatzera eta galdetu zioten: – Maisu, zer egin behar dugu?   Hark erantzun zien:
– Ez kendu inori legezko dena baino gehiago.
Soldaduek ere galdetu zioten:   – Eta guk, zer egin behar dugu?  Joanek erantzun zien:
– Ez atera inori dirurik gogorkeriaz, ezta gezurrezko salakuntzaz ere; konforma zaitezte daukazuen soldatarekin.
Herria zain-zain zegoen eta denak ari ziren pentsatzen Joan ez ote zen Mesias izango. Joanek, ordea, denen aurrean esan zuen:
– Nik urez bataiatzen zaituztet, baina badator ni baino ahaltsuago dena, eta ni ez naiz inor haren oinetakoen lokarriak askatzeko ere; horrek Espiritu Santuaz eta suz bataiatuko zaituzte. Eskuan du sardea garia garbitu eta alea bere mandioan jasotzeko; lastoa, berriz, sutan erreko du.
Honela eta beste burubide askoren bidez adierazten zion berriona herriari.
Jaunak esana

 


IRUZKINA – KOMENTARIOA

Hurbil dugu Eguberri. Jendea ari da dendetan ohizko erosketak egiten. Bataiatzailea geurekin dator dendetara eta hauxe esaten digu:
– Jantzitan hainbeste gastatu behar al duzu?; gasta ezazu beste hainbeste jende behartsua janzten.
– Janari goxoak erreserbatu behar al dituzu?; familia behartsu baten alde egin ezazu diru-kopuru berdineko erreserba bat.

Eta norbaitek esaten badio: krisian gaude eta guzti hori ezin dugu. Bataiatzaileak erantzuten dio: “gehitu” zuen krisia eta arindu pertsona eta familia behartsuenen krisia.

Begira diezaiogun Joani, ikus dezagun zer egin behar duten galdezka ari diren hainbat gizon-emakumeez inguraturik. Zergatik ez goaz geu ere galdera berbera egitera, nahiz eta aurrez jakin bere erantzuna? Bere erantzuna sinplea da, baina garai eta pertsona guztietarako balio du: “bi soineko dituenak eman diezaiola bat jantzirik ez duenari”. Jesusek gero hots egingo duen funtsezko araua aurreratzen du Joanek: maitasun praktikoarena, ez daukaten eta ezin duten guztien hurko eginez. Bai, hurko egin, Samariar onaren parabolan erakusten digun bezala.

Baina bada zerbait harrigarria Joanen mezuan: ez du hitzik esaten Jainkoari buruz. Zer pentsa dezakete honen aurrean, sinestedun ez direnen obra onak zalantzan jartzen dituzten kristauek? Jainkoagatik eginak ez badira, ez al dute berdin balio? Baina, non jartzen du hori Ebanjelioetan? Gaurko Ebanjelioan ez behintzat; ezta Azken Epaiaren parabolan ere (Mateo 25); Samariar onarenean ere ez (Lukas 10). Honek ez du esan nahi alboratu egiten ditugula Jainkoa eta bere seme Jesukristo! Horixe interesatzen zaigula!… Baina, bestaldetik, hor dago Joanen testigantza. Joanek hau adierazi nahi digu: miresgarria dela fededun aitortzea eta oinarrizkoa gure ardura eta zeregin propioak txukun betetzea, baina ez dela nahikoa. Funtsezkoa dela, aldi berean, pertsona eta familia behartsu eta ahulenei laguntzea eta gizarte zuzen eta berdinago baten alde lan egitea.

Entzun dezagun orain Joanen aitormen apal eta umila: ni ez naiz Mesias eta gutxiagorik ere, ez bainaiz Haren oinetakoen lokarriak askatzeko ere. Pertsonai ospetsu bat zaldi gainean hiri batera iristen zenean, bere zerbitzariak oinetakoen lokarriak askatzen zizkion eta zalditik jaisten laguntzen zion. Eta Joanek aitortzen du ez dela nahiko duin zerbitzu xume hori egiteko ere. Argi eta garbi uzten du Jesusen nagusitasuna. Eta are gehiago oraindik: nik urez bataiatzen zaituztet, baina badator ni baino ahaltsuago dena.., Hark Izpiritu Santuaz eta suz bataiatuko zaituzte. Gizon eta profeta handia dugu Joan, baina umila aldi berean. Begira diezaiogun, guri kosta egiten baitzaigu umiltasunean bizitzea. Ebanjelio ederra gaurkoa Eguberrirako prestatzeko eta kristau-zentzuz ospatzeko.


POEMA – OTOITZA

Atera zaitez basamortutik berriro

Joan, zatoz, ohi egin ezazu… Gaua da.
Milioika argi ikus daitezke festa giroan;
baina gau-iluna dugu.

Ez da limosnarik falta, Profeta,
baina ez dugu hainbesteko solidaritaterik ere.
Krisiek argi berdea pizten diote egoismoari;
diru-goseak ez du azkenik:
diru gehiago nahi du eta inoiz ez du nahikorik.

Etor zaitez eta argitu itsuen ikusmena,
etorri inozoei inozokeria kentzera,
etorri zentzu-gabeak adimenez janztera.
Nola ez dakite, ez dute ikusten, ez dira konturatzen
krisiak urrun geratzen direla jauregi altuetatik

Atera zaitez berriro basamortutik
eta oihu egin errairik gabeko aurrerapenaren aurka.
Ez zaitez isildu zure ahots asko urak eramaten baditu ere
eta bizitzarik gabe itsasoan hiltzen badira ere.
Beste batzuk hainbeste argi eta arinkeriaren artean galduko dira.

Latza da Salbatzailea ospatu eta goratu bitartean,
hiri jendetsuetako hainbat miseria ezkutatzen saiatzea!.
Zatoz eta argitan jarri ezazu hainbat gezur,
baita bihotz gutxiko fededunenak ere:
ez dute besteei dohain emateko denborarik,
ezta behartsuei eskaintzeko ezer ere,
baina bai beraientzat eta beretarrentzat.

Eta ohi egin ezazu hainbat kantu eta gorespen hutsalen aurka,
pobreen ezin eta sufrimen nabariak ahaztu
eta Misterio ezkutuari elkarte giro axalekoan
eskainitako abestien aurka.

Beste lur hondatu batzuetatik etorriko dira
zuk iragarri zenuen Haren bila.
Eta pasioz beteriko zure ahotsa entzungo dute
eta zure Lagunaren oin-arrastoak zapalduko dituzte.

Dad frutos de conversión. Comentario de Patxi Loidi.

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO
Ciclo C

A las puertas de Navidad
sale a nuestro encuentro
el profeta adusto, austero y erguido,
que era un roble contra todos los vientos.
Nos grita verdades tan elementales, tan humanas,
que valen para todas las gentes de todos los tiempos.
Y siempre en la misma línea: tenemos el mismo Padre:
compartamos como hermanas lo que él nos ha regalado,
que es para todo el mundo, para todas las gentes.
Y con este mensaje y su sencilla humildad,
ni siquiera necesita apelar a Dios
para decirnos con hechos
lo que es la Navidad.
Que él nos ilumine.
Feliz domingo.

Lucas 3,10-18.-
DAD FRUTOS DE CONVERSIÓN

PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS
 Juan predicaba un bautismo de conversión por la región del Jordán. La gente le preguntaba: ¿Qué debemos hacer?
Y él les respondía: Quien tenga dos túnicas, que las reparta con la persona que no tiene; quien tenga para comer, que haga lo mismo.
Vinieron también algunos recaudadores de impuestos a bautizarse, y le dijeron: Maestro, ¿qué debemos hacer?
Él les dijo: No exijáis más de lo que os está fijado.
También unos soldados le preguntaron: Y nosotros ¿qué debemos hacer? Él les dijo: No hagáis extorsión a nadie, no hagáis denuncias falsas y contentaos con vuestro sueldo.
El pueblo estaba expectante y toda la gente andaban preguntándose si no sería Juan el Mesías.  Pero él declaró abiertamente: Yo los bautizo con agua; pero está a punto de llegar uno que es más fuerte que yo, a quien no soy digno de desatarle ni siquiera la correa de sus sandalias. Él os bautizará con el Espíritu Santo y el fuego.
En su mano tiene la horquilla para separar el trigo de la paja. Recogerá el trigo en su granero, y quemará la paja con fuego que no se apaga.
Y, con otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo la Buena Nueva.
PALABRA DEL SEÑOR

0000000000000000000000000000000000000000000000000


COMENTARIO de Patxi Loidi

Queridas amigas y amigos de Evangelio Vivo: La Navidad está encima Ya hierven los comercios y los gastos. Después harán su aparición las angustias, hasta llegar quizás al desequilibrio personal.

El Bautista nos acompaña por los comercios y nos dice: ¿Vas a gastar en vestidos? Gasta otro tanto para la gente empobrecida ¿Vas a reservar manjares? Haz otra reserva para una casa pobre. Y si alguna persona le dice: No podemos, estamos en crisis. El Bautista replica inmediatamente: Aumentad vuestra crisis, disminuyendo la de las empobrecidas.

Miremos a Juan rodeado de multitudes que le preguntan qué deben hacer. ¿Por qué no vamos también nosotros a hacerle la misma pregunta, aunque sepamos la contestación? Es una respuesta tan simple, que vale para todos los tiempos y toda clase de personas. Quien tenga dos túnicas, que dé una a quien no tiene. Es la regla fundamental de Jesús, que el Bautista anticipa: el amor con obras, haciéndose prójimos y prójimas de quienes no tienen ni pueden. Sí, hacerse prójimos, como enseñó Jesús en la parábola del Samaritano.

Pero hay una ausencia llamativa en la exhortación de Juan: no dice ni una palabra sobre Dios. ¿Qué pensarán las cristianas creídas, que ponen pegas a las buenas obras de los no creyentes, porque ‘no las hacen por Dios’? Pero, hermanas y hermanos, ¿dónde pone el evangelio esa norma? Aquí, no; en la parábola del juicio final, tampoco (Mt 25); en la del Samaritano, tampoco (Lc 10). ¡Claro que nos interesa Dios y su enviado Jesucristo! Si no, ¿por qué escribo yo esto y lo leéis vosotras? Pero ahí queda esa importante observación.

Juan no se olvida del cumplimiento de las propias obligaciones. Lo dice, con unas u otras palabras, a cada grupo que se le acerca. Pero no nos quedemos en esto solo. Unámoslo con lo anterior. Con el cumplimiento de mis obligaciones no cumplo el deber primario e ineludible de ayudar, defender, liberar a la gente empobrecida y trabajar por una sociedad justa e igualitaria.

Escuchemos ahora la humilde declaración de Juan. No soy el Mesías. Ni siquiera soy digno de desatarle la correa de sus sandalias.

Cuando un gran personaje llegaba cabalgando a una ciudad, el paje le soltaba las correas para que bajara del caballo. Y Juan dice que no él es digno ni siguiera de hacer ese humilde servicio al Mesías. Marcó bien la superioridad de Jesús. Y la remachó con esta afirmación: Mi bautismo es solamente de agua. Pero el que viene detrás os bautizará con el Espíritu. La humildad nos cuesta. Miremos a Juan

Buen evangelio para prepararnos a la Navidad y celebrarla cristianamente.


PLEGARIA

Sal nuevamente del desierto

Juan, ven, grita… Es de noche.
Hay millones de luces festejando,
pero es noche cerrada, como boca de lobo.

Limosnas hay, Profeta, pero escuálidas.
Las crisis dan luz verde al egoísmo.
Dinero quiere más dinero: nunca basta.

Ven a encender la vista a las cegatas,
a quitar la inocencia a los ingenuos,
ahoradar el cerebro de la gente insensata.
No saben que las aguas de la crisis
solo alcanzan la arena de la playa;
les quedan lejos las mansiones altas.

Sal nuevamente del desierto y clama
contrael progreso sin entrañas.
No te importe que muchas de tus voces
se las lleven las aguas
y desemboquen muertas en el mar sin vida.
Otras se extraviarán entre tanta luz fatua,
Que, honrando al Salvador, oculten las miserias
de populosas urbes que se dicen cristianas.

Ven y desenmascara la mentira
de quienes tienen fe sin corazón:
no tienen tiempo para darlo gratis,
masdan sin cuentagotas a parientes.

Y grita contra la alabanza hueca
de la comunidad que canta al Invisible
olvidando el dolor de pobres bien visibles.

Otras gentes vendrán de tierras devastadas
en busca del que tú anunciaste.
Y escucharán tu voz apasionada
y pisarán las huellas de tu Amigo.

Prestatu bidea Jaunari

ABENDUKO BIGARREN IGANDEA – C

Lagunok: Isaias profetaren ahotsa
biziki indartsu datorkigu igande honetan.
Prestatu bidea Jaunari. Zuzendu bidexkak hari.
Bete sakanak. Beheratu mendi guztiak.
Orduan, jende guztiak ikusiko du
Jainkoaren salbamena.
Elizak abendu betean ipini du idazki hau.
Hori egitean testu honek oihu egiten du
Eguberria pagano bihurtzearen aurka.
Gaur ere bidexka maldatsuetan
bizi gara, izan ere,
gailur garaietan
eta malkar hondoetan.
Baina Jainkoak maitasun
bihur dezake basakeria.
Agur adeitsu bat denoi.

PRESTATU BIDEA JAUNARI

EBANJELIOA SAN LUKASEN LIBURUTIK   3, 1-6
Tiberio enperadorearen agintaldiko hamabosgarren urtea zen. Pontzio Pilato zen Judeako gobernari, Herodes Galileako agintari, honen anaia Felipe Itureako eta Trakonitidako agintari, eta Lisanio Abileneko agintari; Anas eta Kaifas ziren apaiz nagusi. Garai hartan, Joanek, Zakariasen semeak, Jainkoaren mezua hartu zuen basamortuan. Jordan inguru guztian barrena ibili zen Joan, bihozberritzeko eta bataiatzeko hots eginez, bekatuen barkamenerako. Horrela Isaias profetaren liburuan idatzirik dagoena gertatu zen:
Ahots bat oihuka
ari da basamortuan:
prestatu bidea Jaunari,
zuzendu bidexkak hari.
Bete daitezela sakanak,
beheratu mendi-muinoak;
bihur bitez zelai eta lautada
paraje latz eta malkarrak.
Orduan, gizaki guztiek ikusiko dute
Jainkoak ematen duen salbamena.
JAUNAK ESANA


Patxi Loidiren AZALPENA

Lagun maiteak: Konturatu al zarete ze izen-saila datorren gaurko ebanjelioan? Garai hartako pertsonaia handiak dira, erromatarrak eta judutarrak. Horrela hasten zituzten idazkiak historialari handiek. Lukasek haiek bezala egiten du eta ospe handia ematen dio atal honi; hasiera berri baten antzekoa da: Joan Bataiatzailearen jardueraren eta Jesusen apostolutzaren hasiera da.

rocks beside path

Photo by Moritz Böing on Pexels.com

Aipatutako pertsonaiak nahiko beldurgarriak izan ziren, Jesusek egin eta erakutsiko zuenaren etsaiak. Horien izendapenak benetakoa denaren ukitua ematen dio testuari, Jesus bere garaiko baldintza zehatzetan murgilduta bizi izan baitzen, aldi hartako gizarte eta kultura giroan, Kontzilioak gogorarazten digunez.

Sarrera hitz arranditsuaren ondoren, Joan Bataiatzailearen aurkezpena dator. Zertan dabil Joan? Bihozberritzeko hots egiten; eta horren seinale gisa, bataiatu egiten du jendea. Ebanjelioak Isaiasen hitzak darabiltza Joan Bataiatzailearen asmoa azaltzeko. Abiapuntu basamortua hartuz –Jainkoa mintzo zaigun tokia– hiru gauza iragartzen ditu:

Prestatu bidea Jaunari. Bere misioa da. Eta gure eginkizuna abenduan zehar.

Berdindu malkarrak. Bost olerki hitz dira, eder-ederrak, alderdi soziala dutenak: bidexkak zuzendu, sakanak bete, mendi-muinoak beheratu, paraje latzak zelai bihurtu eta malkarrak lautada. Hori guztia dei honetan laburbiltzen da: egin zuzentasuna, eraiki gizarte bidezkoa eta zuzena. Horrela prestatzen zaio bidea Jaunari.
Orduan, gizaki guztiek ikusiko dute Jainkoaren salbamena. Lukas unibertsal zalea da hasieratik bukaeraraino.
Gaurko jendeari Eguberria ospatzeko era erakusten digu Isaiasen pasarte honek: Jaunak justizia eskatzen digu. Gurtza eta gorespena aipatu ordez, deigarria da nola azpimarratzen duen zuzentasuna. Ahapaldi hauek zorrotz salatzen dute eguberriak paganotzea, diru-xahutzea, gastronomia fina gurtzea eta neurrigabe gastatzea; kritika honek balio du bai goiko klaseentzako bai klase ertainentzako bai baxuentzako: guzti-guztientzat balio du, egunero goseak hiltzen direnentzat eta goseak bizi direnentzat izan ezik; salbuetsita daude etxegabeak ere, langabeak eta etorkizunik ez dutenak; salbuetsita baita ere Caritasi esker eusten diotenak eta eliz atarietan esku dardaratiz eskean egoten direnak. Kristau gizon-emakumeok, zer egin dugu Eguberriarekin? Gure Gabonak iraina dira gizateriaren gehiengoarentzat, jende behartsua baita. Amos profeta oroitarazten digute: “Gorroto eta higuin ditut zuen jaiak, ez ditut atsegin zuen kultu-batzarrak”.
Lotsa gorria sentitu behar genuke eta jai hauek zuztarretik aldatzea erabaki. Gurtu dezagun Jainkoa, abes diezaiogun Haurrari, egin dezagun festa, baina neurrian eta eskuzabaltasunez –ebanjelioko alargun pobreak bezala–; saia gaitezen gizarte ez hain ankerraren alde, borroka gaitezen herri gizakoiagoaren alde. Gu humanizatzera dator Jauna.


OTOITZA

Jende guztiak ikusiko du

Ahots bat ari da oihuka:
zuen herri zatituan,
goseak eta bidegabekeriak hautsitako zuen herrian,
utzi igarotzen Jaunari.

Zure mezulariaren ahotsa da,
lasterka doa etxez etxe ate joka.
Berri handia dakarkizuet.
Itxaro genuena etorri dator.
Eta iraultza handia dakarkigu.

Presta iezaiozue bidea.
Desegin zuen herriak banatzen dituzten hesiak.
Ireki mundu guztiari
zuen jauregiak, hain itxiak eta baztertzaileak.
Ez gehiago giza salerosketarik,
utzi babesgabeekin trafikatzeari.
Bota etxezuloak,
miserian utzi ondoren jendea jaurtitzen duzuen leize-zuloak.
Eraiki bizitzeko moduko etxeak.
Eta eman eskua
bizia ez den bizitza jasaten duten emakumeei.

Indartsua eta gartsua du ahotsa.
Ahoz aho dabil berria.
Umore ona dago tabernetan eta kalean,
musika, dantza eta abestiak.
Txoriak gorago doaz hegan.
Zuhaitzak zerurantz luzatzen dira.
Jendeak soineko berriak janzten ditu
eta nahi lukete bihozberritu.

Piztu gure herria, poztu gure jendea.
Esaiozue, bihotzetik bihotzera:
Badator itxaroten zenutena.
Ez zaldi gainean,
astotxo baten gainean baizik.
Altxatuko ditu buru-makurrak.
Moztuko ditu gandorrak.
Lau haizetara hots egingo du:
merezi du anai-arreba izatea
eta senideak bezala bizitzea.

Preparad el camino al Señor. Comentario de Patxi Loidi_

SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO
Ciclo C

Amigas y amigos: La voz del profeta Isaías
resuena este domingo con una fuerza imponente.
Preparad el camino del Señor. Nivelad sus senderos.
Rellenad los barrancos. Rebajad todos los montes.
Entonces toda la gente verá la salvación de Dios.
La Iglesia pone este texto en pleno adviento.
Esta colocación lo convierte en un grito
contra la paganización de la Navidad.
Porque hoy seguimos viviendo
entre senderos desnivelados,
montes cada vez más altos
y barrancos abismales
Pero Dios puede cambiar
la barbarie en amor.
Saludos cordiales.

PREPARAD EL CAMINO AL SEÑOR

PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS   3, 1-6
 En el año décimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea; Herodes tetrarca, de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene; y  en el pontificado de Anás y Caifás, la palabra de Dios le llegó a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y Juan se fue por toda la región del Jordán, proclamando un bautismo de conversión, para el perdón de los pecados,
como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:
Voz del que clama en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
Nivelad sus senderos;
todo barranco será rellenado,
todo monte y colina, rebajada,
los caminos torcidos se enderezarán
y los desnivelados serán caminos llanos.
Y toda la gente verá la salvación de Dios.
PALABRA DEL SEÑOR

EXPLICACIÓN

Queridas amigas y amigos: Saludos cordiales. ¿Se han fijado en la lista de nombres que salen en el evangelio de hoy? Son los grandes personajes de aquel tiempo, tanto romanos como judíos. Así empezaban sus escritos los grandes historiadores. Lucas los imita y le da una gran solemnidad a este capítulo, que es como un nuevo comienzo: el inicio de la actividad de Juan Bautista y de la vida apostólica de Jesús.

Los personajes mencionados fueron bastante siniestros, contrarios a lo que Jesús iba a hacer y enseñar. Su enumeración da al texto un toque de realismo, porque Jesús vivió sumergido en las condiciones concretas, sociales y culturas de su tiempo, como nos recuerda el concilio.

road covered with sand

Photo by The Lazy Artist Gallery on Pexels.com

Después de la solemne introducción, el pasaje presenta a Juan Bautista. ¿Qué hace Juan? Invita a la conversión; y como signo de la misma, bautiza a la gente. El evangelioutiliza una cita de Isaías, para explicar el objetivo de Juan Bautista. Tomando como punto de partida el desierto –el lugar donde Dios nos habla- hace tres anuncios.

Preparad el camino al Señor. Es su propia misión. Y nuestra tarea durante el adviento.

Igualad lo escabroso. Son cinco versos poéticos de gran belleza con dimensión social: nivelar los senderos, rellenar los barrancos, rebajar las colinas, enderezar los caminos torcidos, allanar el terreno. Todo ello se resume en este llamamiento: haced justicia, construid una sociedad justa. Es la forma de preparar el camino al Señor.

Y todo el mundo verá la salvación de Dios.Lucas es universalista desde el comienzo hasta el final.

A la gente de hoy, esta cita de Isaías nos señala el modo de celebrar la Navidad: el Señor nos pide justicia. Llama la atención que, en vez de señalar el culto y la alabanza, acentúe precisamente la justicia. Estos versos suponen una dura crítica contra la paganización de nuestras navidades, los despilfarros, el culto a la gastronomía refinada y los gastos escandalosos; una crítica que vale para las clases altas, medias y bajas: para todo el mundo, excepto para quienes mueren de hambre cada día y para quienes lo sufren; para la gente sin techo, sin trabajo y sin futuro; para quienes sobreviven por Caritas y quienes piden con mano temblorosa a la entrada de las iglesias. Cristianas y cristianos, ¿qué hemos hecho de la Navidad?Nuestras fiestas navideñas son un insulto contra la mayoría de la humanidad, que es gente empobrecida. Nos recuerdan al profeta Amós: “Odio vuestras fiestas; vuestras celebraciones me dan arcadas”.

Debiéramos sentir una profunda vergüenza y tomar la decisión de cambiar radicalmente estas fiestas. Adoremos a Dios, cantemos al Niño, hagamos fiesta, pero con austeridad y generosidad –como la viuda pobre del evangelio-; y luchemos por una sociedad menos cruel y más humana. El Señor viene a humanizarnos.


PLEGARIA

Todo el mundo lo verá

Una voz clama:
En vuestro dividido pueblo,
quebrado por el hambre y la injusticia,
abrid paso al Señor.

Es la voz de tu mensajero,
que corre por las calles golpeando cada puerta.
Os anuncio la gran noticia.
El esperado viene, está llegando.
Y nos trae la gran revolución.

Preparadle el camino.
Deshaced las barreras que dividen vuestros pueblos.
Abrid a todo el mundo
vuestros palacios exclusivos y excluyentes.
Dejad de traficar conlas personas indefensas.
Destruid los tugurios,
donde echáis a la gente que hundís en la miseria.
Levantad casas habitables.
Y dad la mano a las mujeres
condenadas a una vida que no es vida.

Su voz es poderosa y entusiasta.
De boca en boca vuela la noticia.
Hay buen humor en las tabernas y las calles,
músicas, danzas y canciones.
Los pájaros vuelan más alto.
Los árboles se estiran hacia el cielo.
La gente cambia de vestido
y quisieran cambiarse el corazón.

Animad, animad a nuestro pueblo.
Decidle, corazón a corazón:
Está llegando el que esperabais.
No viene cabalgando en un corcel
sinomontado en un asnillo.
Alzará las cabezas humilladas.
Recortará las crestas.
Pregonará a los cuatro vientos:
Vale la pena ser hermanas
y vivir como hermanos.

¿Dios ya no vive aquí?

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
A LOS PARTICIPANTES EN EL CONGRESO

¿DIOS YA NO VIVE AQUÍ?  CESIÓN DE LUGARES DE CULTO
Y GESTIÓN INTEGRADA DE LOS BIENES CULTURALES ECLESIÁSTICOS

[PONTIFICIA UNIVERSIDAD GREGORIANA, 29-30 DE NOVIEMBRE DE 2018]

Al venerable hermano
Cardenal Gianfranco Ravasi
Presidente del Consejo Pontificio para la Cultura.

Saludo cordialmente a los participantes en el congreso, convocado por el Consejo Pontificio para la Cultura, en colaboración con la Conferencia Episcopal Italiana y la Pontificia Universidad Gregoriana, sobre la cesión de las iglesias y su reutilización eclesial y sobre la gestión de los bienes culturales integrada en la pastoral ordinaria, y expreso mi gratitud a los ilustres oradores y organizadores de la iniciativa.

San Pablo VI, pastor muy sensible a los valores de la cultura, dirigiéndose a los participantes en una conferencia de archivistas eclesiásticos, dijo que cuidar de los documentos es equivalente a dar culto a Cristo, a tener sentido de la Iglesia, narrando a nosotros mismos y a quiénes vendrán después la historia del «transitus Domini» en el mundo (véase Discurso a los archivistas eclesiásticos, 26 de septiembre de 1963: Enseñanzas, I [1963], 615). Esta acertada frase puede extenderse, naturalmente, a todos los bienes culturales de la Iglesia.

También San Juan Pablo II, particularmente atento a la relevancia pastoral del arte y de los bienes culturales, dijo: «Al formular sus proyectos pastorales, las Iglesias particulares han de utilizar adecuadamente los propios bienes culturales. En efecto, éstos tienen una singular capacidad para ayudar a las personas a percibir más claramente los valores del espíritu y, testimoniando de diferentes modos la presencia de Dios en la historia de los hombres y en la vida de la Iglesia, disponen los corazones a acoger la novedad evangélica. » (Discurso en la Asamblea Plenaria de la Comisión Pontificia de los bienes culturales de la Iglesia, 31 de marzo de 2000: Enseñanzas XXIII [2000], 505).

Yo mismo he intentado dar una expresión social más marcada a la estética teológica, afirmando, por ejemplo, en la encíclica Laudato si’, que «prestar atención a la belleza y amarla nos ayuda a salir del pragmatismo utilitarista» (n. 215); así como recordando, en un discurso ante las Academias Pontificias, la importancia del trabajo de los arquitectos y de los artistas en la recalificación y renacimiento de las periferias urbanas y, en general, en la creación de contextos urbanos que salvaguarden la dignidad del hombre (cf. Mensaje a los participantes en la XXI Sesión Pública de las Academias Pontificias, 6 de diciembre de 2016).

Por lo tanto, siguiendo el pensamiento del Magisterio eclesial, casi podemos elaborar un discurso teológico sobre los bienes culturales, considerando que ocupan un lugar en la liturgia sagrada, en la evangelización y en el ejercicio de la caridad. De hecho, forman parte, en primer lugar de esas «cosas» (res) que son (o han sido) instrumentos del culto, «signos santos» según la expresión del teólogo Romano Guardini (Lo spirito della liturgia. I santi segni, Brescia 1930, 113-204), «res ad sacrum cultum pertinentes», de acuerdo con la definición de la Constitución conciliar Sacrosanctum Concilium (n. 122). El sentido común de los fieles percibe en los entornos y los objetos destinados al culto la permanencia de una suerte de huella que no desaparece incluso después de que hayan perdido ese destino.

Además, los bienes culturales eclesiásticos son testigos de la fe de la comunidad que los ha producido a lo largo de los siglos y, por este motivo, son a su manera instrumentos de evangelización que se añaden a los instrumentos ordinarios del anuncio, de la predicación y de la catequesis. Pero esta elocuencia original suya puede conservarse incluso cuando ya no se usan en la vida ordinaria del pueblo de Dios, en particular a través de una adecuada exposición museística, que no los considere solo documentos de la historia del arte, sino que les devuelva casi una nueva vida para que puedan continuar desempeñando una misión eclesial.

Por último, los bienes culturales se destinan a las actividades caritativas de la comunidad eclesial. Se ve claramente, por ejemplo, en la Passio del mártir romano Lorenzo, donde se narra que «habiendo recibido la orden de entregar los tesoros de la Iglesia, mostró al tirano, bromeando, los pobres, que habían alimentado y vestido con los bienes dados en limosnas» (Martyrologium Romanum, editio altera, Typis Vaticanis 2004, 444). Y la iconografía sagrada a menudo ha interpretado esta tradición mostrando a san Lorenzo en el acto de vender los preciosos objetos de culto y de distribuir las ganancias conseguidas a los pobres. Esto constituye una enseñanza eclesial constante que, si bien inculca el deber de protección y conservación de los bienes de la Iglesia, y en particular de los bienes culturales, declara que no tienen un valor absoluto, sino que en caso de necesidad deben servir al mayor bien del ser humano y especialmente al servicio de los pobres.

Vuestro congreso se celebra, pues, oportunamente en estos días. La constatación de que muchas iglesias, necesarias hasta hace algunos años, ahora ya no lo son, debido a la falta de fieles y del clero, o a una distribución diferente de la población en las ciudades y en las áreas rurales, debe ser vista en la Iglesia no con ansiedad, sino como un signo de los tiempos que nos invita a la reflexión y nos obliga a adaptarnos. Es lo que de alguna manera afirma la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium cuando, sosteniendo la superioridad del tiempo sobre el espacio, declara que «el tiempo rige los espacios, los ilumina y los transforma en eslabones de una cadena en constante crecimiento, sin caminos de retorno» (n. 223).

Esta reflexión, iniciada desde hace tiempo a nivel técnico en el ámbito académico y profesional, ya ha sido abordada por algunos episcopados. La contribución de este congreso es ciertamente la de hacer que las personas perciban la amplitud de la problemática, pero también la de compartir experiencias virtuosas, gracias a la presencia de los delegados de las Conferencias Episcopales de Europa y de algunos países de América del Norte y Oceanía.

El congreso ciertamente dará sugerencias e indicará líneas de acción, pero las decisiones concretas y últimas tocan a los obispos. A ellos les recomiendo encarecidamente que cada decisión sea el resultado de una reflexión coral llevada a cabo dentro de la comunidad cristiana y en diálogo con la comunidad civil. La cesión no debe ser la primera y la única solución en la que pensar, ni jamás debe llevarse a cabo con escándalo de fieles. En el caso de que fuera necesario, debería incluirse a tiempo en la programación pastoral ordinaria, ir precedida de una información adecuada y ser lo más posible compartida.

En el Primer Libro de los Macabeos leemos que, una vez liberada Jerusalén y restaurado el templo profanado por los paganos, los libertadores, que tenían que decidir el destino de las piedras del antiguo altar derribado, prefirieron depositarlas en un lugar «hasta que surgiera un profeta que diera respuesta sobre ellas» (4, 46). También la construcción de una iglesia o su nuevo destino no son operaciones que pueden tratarse solamente desde un punto de vista técnico o económico, sino que deben evaluarse según el espíritu de profecía: a través de ellas, en efecto, pasa el testimonio de la fe de la Iglesia, que recibe y valoriza la presencia de su Señor en la historia.

Mientras deseo los mejores resultados del congreso, le imparto de todo corazón, a Usted querido hermano, a los colaboradores, a los oradores y todos los participantes la bendición apostólica.

Desde el Vaticano, 29 de noviembre de 2018.

Francisco