Javier Elzo. Otra Iglesia para una nueva era.

razón y fe. Nº 1433 mayo-junio 2018

Javier Elzo. Otra Iglesia para una nueva era.

RESUMEN: Estamos entrando en otra era en el planeta. Vivimos, por primera vez en la historia de la humanidad, en interconexión cotidiana. Esta realidad desemboca en un pluralismo insoslayable. Por otra parte, Europa inició hace 500 años una auténtica revolución ideológica, la Ilustración que, en el ámbito de lo religioso, ha desembocado en la secularización que, en algunos casos, ha transitado hacia el secularismo. En España, en las primeras décadas del actual siglo xxi, estamos inmersos en una doble matriz de contextualización: el pluralismo planetario y la secularización (y secularismo) europeo.
En este artículo trato de analizar este fenómeno y las exigencias que conlleva, de las que destaco la necesidad de otra Iglesia para la nueva era en la que ya estamos.

 

irakurtzen jarraitzeko:

mayojunio2018 (1)

 

 

Anuncios

El triduo Pascual. Jesús Martínez Gordo

Arratia elizatik hartuta

Jesús Martínez Gordo

El triduo pascual:   memoria del Crucificado y anticipación del final

La fe y la revelación cristianas tienen su arco de bóveda en el triduo pascual, es, decir, en la articulación del grito de abandono de Jesús el Viernes Santo con el silencio del Sábado Santo y la explosión de (nueva) vida el Domingo de resurrección. Un artículo de Jesús Martínez Gordo

Ciertamente, es una propuesta difícil (cuando no, imposible) de comprender para quienes, como los llamados “nuevos ateos”, practican el fundamentalismo verificacionista (sólo es real y verdadero lo científico-positivo), pero que tiene la virtud de iluminar (razonable y propositivamente, por supuesto) la existencia personal y colectiva y la misma realidad.

Nada que ver, por tanto, con una credulidad dominada por “la más absoluta de las ficciones”, por una “voluntad de ceguera que no tiene límites” (M. Onfray) o aficionada a las “antinomias más arriesgadas y extremas” (P. Flores d’Arcais). Y sí mucho que ver con el equilibrio permanentemente inestable que, mostrándose en el Crucificado y Resucitado, funda el discurso “católico” y su pretensión de verdad, a la vez que ayuda a conocer (y afrontar) la realidad en su riqueza y complejidad. Sigue leyendo

LAUDATO SI’__Apuntes

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

CARTA ENCÍCLICA  LAUDATO SI’ del SANTO PADRE FRANCISCO
 SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN
24 de mayo de 2015

ALGUNOS APUNTES__ Jose Mari Iturrioz

 

  1. «Laudato si’, mi’ Signore». Comienza recordando la oración de San Francisco de Asís: «Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba». Pone a San Francisco como modelo.
  1. La tierra clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos pensado que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. Entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra. Olvidamos que nosotros mismos somos tierra (cf. Gn 2,7).

Nada de este mundo nos resulta indiferente

 3-6. Se hace referencias al magisterio de los anteriores papas sobre el problema ecológico. Nada de este mundo nos resulta indiferente proclama.

 Unidos por la misma preocupación
7.Recuerda que estamos unidos por una misma preocupación y que las aportaciones de los Papas recogen la reflexión de innumerables científicos, filósofos, teólogos y organizaciones sociales. Reconoce que también fuera de la Iglesia Católica se ha desarrollado una amplia preocupación y una valiosa reflexión sobre los temas ecológicos.

San Francisco de Asís

10«En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior».

11.Si nos sentimos íntimamente unidos a todo lo que existe, la sobriedad y el cuidado brotarán de modo espontáneo.

12.San Francisco, fiel a la Escritura, nos propone reconocer la naturaleza como un espléndido libro en el cual Dios nos habla y nos refleja algo de su hermosura y de su bondad: «A través de la grandeza y de la belleza de las criaturas, se conoce por analogía al autor» (Sb 13,5).

 Mi llamada

 13. Hace un llamamiento urgente y esperanzado a «unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar. El Creador no nos abandona…. no se arrepiente de habernos creado. La humanidad aún posee la capacidad de colaborar para construir nuestra casa común».

14.Invita a un nuevo diálogo para la construcción del futuro del planeta. Reconoce que «El movimiento ecológico mundial ya ha recorrido un largo y rico camino» pero «muchos esfuerzos para buscar soluciones concretas a la crisis ambiental suelen ser frustrados no sólo por el rechazo de los poderosos, sino también por la falta de interés de los demás».
Advierte que «Las actitudes que obstruyen los caminos de solución, aun entre los creyentes, van de la negación del problema a la indiferencia, la resignación cómoda o la confianza ciega en las soluciones técnicas. Necesitamos una solidaridad universal nueva»… «Todos podemos colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación».

15.Recuerda el rango de su enseñanza: «que se agrega al Magisterio social de la Iglesia».

PARA CONTINUAR LEYENDO

LAUDATO SI’_apunteak

LAUDATO SI’ DENONA DEN ETXEA ZAINTZEA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Frantzisko Aita Santuaren  Gutun  Entziklika

2015eko maiatzaren 24an 

APUNTE BATZUK  __  Jose Mari Iturrioz

 1.«Goretsia Zu, nire Jauna». Asisko San Frantziskoren otoitza gogoratuz hasten da: «Goretsia Zu, ene Jauna, gure arreba eta ama lurragatik: berak gaitu mantentzen eta gobernatzen, eta hainbat fruitu, lore koloretsu eta belar sorrarazten». San Frantzisko jartzen du eredutzat.

2.Lurra oihuka ari da Jainkoak bertan jarri dituen ondasunak gaizki eta desegoki erabiliz egiten diogun kalteagatik. Beraren jabe eta menderatzaile bagina bezala hazi gara, bortxaz eta zuzengabe erabiltzeko eskubidea bagenu bezala. Zapalduta eta hondatuta dagoen gure lur hau, pobrerik baztertuenen eta gaizki erabilienen artean aurkitzen da. Ahaztu egin zaigu, lur garela gu geu ere (ik. Has 2,7).

.Ez da mundu honetan ezer axola ez digunik
 3-6. Aurreko Aita Santuen ekologiaren arazoari buruzko maisutzari  erreferentziak egiten zaizkio. Ez da mundu honetan ezer axola ez digunik

Kezka batek berak elkartuak
7. Kezka batek berak elkartuak gaudela eta Aita Santuen ekarpenetan kontaezin zientzialari,filosofo, teologo eta erakunde sozialen gogoetak bilduak daudela oroi arazten du. Onartzen du Eliza Katolikotik kanpo ere garatu dela zabal kezka eta gogoeta baliotsua gai ekologikoaz.

Asisko San Frantzisko
10.
«Garbi agertzen da berarengan bereizezinak direla naturarenganako arreta, pobreekiko zuzentasuna, gizartearekiko konpromisoa eta norberaren barneko bakea».

11. Den guztiarekin estu loturik sentitzen bagara, berez sortuko zaigu neurritasun eta zainketarako joera.

12.San Frantziskok natura Jainkoaren liburu eder bezala ikusten irakasten digu. «Izakien handitasunari eta edertasunari begiratuz, haien egilea ikus daiteke» (Jkd 13,5).

13. Deialdi larri eta itxaropentsua egiten du «giza familia osoa elkartzeko kezka du berekin, garapen iraunkor eta oso-osoa egin ahal izateko, badakigulako gauzak alda daitezkeela. Kreatzaileak ez gaitu eskutik uzten …. ez da damu gu sortu izanaz. Gizadia gai da oraindik ere, denona dugun etxe hau eraikitzen elkarrekin lan egiteko».

14. Dei estua egiten du planetaren etorkizuna eraikitzen ari garen moduaz elkarrizketa egitera. Onartzen du «Munduko mugimendu ekologikoak egina du jada bide luzea eta aberatsa» baina «ingurumen krisiari konponbide zehatzak aurkitzeko egindako ahalegin asko hutsean gelditu ohi da boteretsuek arbuiatu egiten dituztelako, batetik, baina baita gainerakoek interesik erakusten ez dutelako ere».
Ohartarazten du «Arazo horren konponbiderako ikusten diren jokabide oztopatzaileak, baita fededunen artean ere, arazoa ukatzetik hasi eta axolagabekeria, etsipen erosoa eta irtenbide teknikoetan konfiantza itsua jartzea izan ohi dira. Solidaritate unibertsal berria behar dugu»…. «Denok lagun dezakegu, Jainkoaren lankide bezala, kreazioa zaintzen».

15. Bere irakaspenaren maila gogoratzen du: «Elizaren Irakaskuntza sozialean sartu behar du Gutun entziklika honek»

IRAKURTZEN JARRAITZEKO

Cenizas y refugiados

Jesús Martínez Gordo

No me parece mal que la Congregación para la doctrina de la fe intente actualizar las orientaciones sobre la inhumación e incineración de los seres queridos y que llame a tratar adecuadamente sus cenizas, en el caso de que hayan tomado esa decisión.  Y acepto su invitación a cuidar la memoria de nuestros difuntos.

Disiento de la concepción dualista (cuerpo y alma) que vehicula porque entiendo que quien muere y resucita es la “persona”, que es bastante más que un cuerpo “y” un alma. Y echo de menos que, más allá de las consabidas condenas del nihilismo y del panteísmo, no haya hecho el esfuerzo por asomarse a dichos planteamientos reconociendo elementos de verdad y santidad (los llamados “semina Verbi” o “logoi spermatikoi”) que también aletean en ellos. Una perspectiva que —incuestionablemente evangélica y recuperada en el concilio Vaticano II—, han vuelto a activar (no sin rémoras bien conocidas) los obispos en los dos últimos sínodos (2014 y 2015); que el papa Francisco despliega en todo su magisterio pontificio y que pasa por una urgente “conversión pastoral”: de las llamadas verdades innegociables al axioma de la misericordia como el corazón y el contenido primero y último de la fe cristiana.

Si se hubiera procedido así, probablemente, en vez de condenar genéricamente el nihilismo, se habría hecho un esfuerzo por dialogar con quienes sostienen que —en vida— se mantiene una relación permanente con la nada, el silencio, la oscuridad y el vacío. Y, otro tanto, con el panteísmo cuando, porque queda deslumbrado por la bondad, la verdad o la belleza que se alojan en el mundo, tiene dificultades para percibirlas como destellos, transparencias o anticipaciones de la Verdad, de la Bondad y de la Belleza finales. Y, probablemente, se habría facilitado reconocer con menos crispación los excesos (y hasta el mal gusto) que se asoman en algunas decisiones referentes a las cenizas de nuestros seres queridos y al trato que se merecen.

Sigue leyendo

La patria del corazón

descargaPilar Rahola.   PREGÓN DOMUND

Texto del pregón del Domund 2016 pronunciado por Pilar Rahola en la Sagrada Familia de Barcelona.
Publicado por OMP ESPAÑA × 10/15/2016

La patria del corazón. Pilar Rahola. pdf

http://www.domund.org/2016/10/la-patria-del-corazon.html

Excelentísimo Sr. Arzobispo Juan José Omella,
monseñores, autoridades, amigas y amigos:
No puedo empezar este pregón sin compartir los sentimientos que, en este preciso momento, me tienen el corazón en un puño. Estoy en la Sagrada Familia, donde, como decía el poeta Joan Maragall, se fragua un mundo nuevo, el mundo de la paz. Y estoy aquí porque he recibido el inmerecido honor de ser la pregonera de un grandioso acto de amor que, en nombre de Dios, nos permite creer en el ser humano. Si me disculpan la sinceridad, pocas veces me he sentido tan apelada por la responsabilidad y, al mismo tiempo, tan emocionada por la confianza.

No soy creyente, aunque algún buen amigo me dice que soy la no creyente más creyente que conoce. Pero tengo que ser sincera, porque, aunque me conmueve la espiritualidad que percibo en un lugar santo como este y admiro profundamente la elevada trascendencia que late el corazón de los creyentes, Dios me resulta un concepto huidizo y esquivo. Sin embargo, esta dificultad para entender la divinidad no me impide ver a Dios en cada acto solidario, en cada gesto de entrega y estima al prójimo que realizan tantos creyentes, precisamente porque creen. ¡Qué idea luminosa, qué ideal tan elevado sacude la vida de miles de personas que un día deciden salir de su casa, cruzar fronteras y horizontes, y aterrizar en los lugares más abandonados del mundo, en aquellos agujeros negros del planeta que no salen ni en los mapas! ¡Qué revuelta interior tienen que vivir, qué grandeza de alma deben de tener, mujeres y hombres de fe, qué amor a Dios que los lleva a entregar la vida al servicio de la humanidad! No imagino ninguna revolución más pacífica ni ningún hito más grandioso.

Sigue leyendo

Homosexualidad y sodomía

images Jesús Martínez Gordo,
Catedrático en teología

Desde hace unos meses, circula por Roma un comentario sobre la manera de relacionarse con la prensa que tiene Francisco. Admite diferentes lecturas, pero, en su origen, es fruto de una agradecida sorpresa por la libertad de que hace gala y de la que podemos disfrutar muchos otros: “eres más peligroso, se dice, que el papa en una rueda de prensa”.

La verdad es que el comentario no está carente de fundamento. Se ha podido comprobar nuevamente en las declaraciones que ha realizado el pasado 26 de junio, regresando de Armenia a Roma, y respondiendo a una pregunta sobre la posición de la Iglesia en lo referente a la homosexualidad: si “una persona tiene esa condición, tiene buena voluntad y busca a Dios, ¿quiénes somos nosotros para juzgar?”. Y, completando lo ya manifestado en julio de 2013, ha finalizado este punto formulando una invitación: “debemos acompañar bien” a estas personas.

Mira tú, por dónde, ha reabierto el tema, precisamente, cuando parecía que su voluntad de mirar amablemente la homosexualidad había decaído en los dos últimos sínodos de obispos de 2014 y 2015 para sacar adelante, por lo menos, sus propuestas referidas a las parejas de hecho y a los divorciados vueltos a casar civilmente. No me extraña que haya quienes consideren particularmente “peligroso” a este papa que se sale sistemáticamente del guion establecido. Y que lo hace siempre para bien, al menos, de los marginados y más débiles.

Cuando se escuchan estas declaraciones de Francisco, es inevitable traer a la memoria otras -oídas y difundidas-, por estos y otros lugares del mundo, no tan amables sobre el mismo asunto. Pero, sobre todo, los comportamientos homófobos -y hasta homicidas- que hacen dudar no solo de la capacidad para convivir amablemente con lo diferente, sino, particularmente, de la cordura y sensatez humanas.

Quizá, por ello, no esté de más recordar que en la Iglesia católica coexisten, por lo menos, dos maneras de entender y de relacionarse con la homosexualidad. Y, por extensión, con las personas bisexuales y transexuales, dejando, al margen los comportamientos y planteamientos patológicos que, como en todo colectivo humano, también pululan entre sus filas.

Está, en primer lugar, el grupo (sin duda, el más numeroso) formado por quienes diferencian las personas de los actos homosexuales. Si estos últimos, sostienen, “son intrínsecamente desordenados”, no se puede olvidar nunca que las personas “deben ser acogidas “con respeto, compasión y delicadeza”, evitando “todo signo de discriminación injusta”. Es muy probable que algunos de quienes integran este colectivo tengan dificultades para diferenciar los comportamientos, de las personas en cuanto tales, pero esto no anula la existencia de un numeroso grupo de católicos empeñados en establecer dicha diferencia y en ser coherentes con ella. Sigue leyendo