Iparraldekoen beila Loiolara

2002az geroztik, urtero, Baionako Diozesako Liturgia Zerbitzuak eta Euskal Herriko Parropietako Abesbatzen Batzordeak, euskarazko beila bat proposatzen dute.

PicMonkey CollageBeila hau eginen da ostegun honetan Azpeitia eta Azkoitia erdigunean dagoen LOIOLAko
Saindutegira. Loiolako Iñaki (1491-1556) Jesusen Lagundiaren sortzailearen
urratsetarik ibiliko gara.
Frantzisko Aita Santuak bidean jarri Urrikalmenduaren urte saindu huntan, beilagaia izanen da Jubileuarena: “Urrikaltsu Aita bezala”.
Osoki euskaraz iraganen den beila hunen buru Maurice Arhets jaun apaiza, Frantses Dardan Dohatsua-HAZPARNE parropiako erretora izango da.

Huna egitaraua :
➢ 10:00etan : Beilarien heltzea eta harrera.
➢ 10:30etan : Ate Saindutik iragaitea eta Meza Basilikan.
➢ 13:00etan : Bazkaria.
➢ 16:00etan : Bezperak basilikan.
➢ 17:00etan : Itzultzea.

Iparraldeko euskal kristauak 200 eta 300 arte etorriko dira beila horretara, aitzaki ederra izan daiteke hegoaldekoentzat momentu bat beraiekin gurutzatzeko egun horretan.
Ongi etorri hurbilduko diren guztiei.

Adeitasunez.
Iparraldeko “fedea eta kultura” taldea,

Anuncios

Homosexualidad y sodomía

images Jesús Martínez Gordo,
Catedrático en teología

Desde hace unos meses, circula por Roma un comentario sobre la manera de relacionarse con la prensa que tiene Francisco. Admite diferentes lecturas, pero, en su origen, es fruto de una agradecida sorpresa por la libertad de que hace gala y de la que podemos disfrutar muchos otros: “eres más peligroso, se dice, que el papa en una rueda de prensa”.

La verdad es que el comentario no está carente de fundamento. Se ha podido comprobar nuevamente en las declaraciones que ha realizado el pasado 26 de junio, regresando de Armenia a Roma, y respondiendo a una pregunta sobre la posición de la Iglesia en lo referente a la homosexualidad: si “una persona tiene esa condición, tiene buena voluntad y busca a Dios, ¿quiénes somos nosotros para juzgar?”. Y, completando lo ya manifestado en julio de 2013, ha finalizado este punto formulando una invitación: “debemos acompañar bien” a estas personas.

Mira tú, por dónde, ha reabierto el tema, precisamente, cuando parecía que su voluntad de mirar amablemente la homosexualidad había decaído en los dos últimos sínodos de obispos de 2014 y 2015 para sacar adelante, por lo menos, sus propuestas referidas a las parejas de hecho y a los divorciados vueltos a casar civilmente. No me extraña que haya quienes consideren particularmente “peligroso” a este papa que se sale sistemáticamente del guion establecido. Y que lo hace siempre para bien, al menos, de los marginados y más débiles.

Cuando se escuchan estas declaraciones de Francisco, es inevitable traer a la memoria otras -oídas y difundidas-, por estos y otros lugares del mundo, no tan amables sobre el mismo asunto. Pero, sobre todo, los comportamientos homófobos -y hasta homicidas- que hacen dudar no solo de la capacidad para convivir amablemente con lo diferente, sino, particularmente, de la cordura y sensatez humanas.

Quizá, por ello, no esté de más recordar que en la Iglesia católica coexisten, por lo menos, dos maneras de entender y de relacionarse con la homosexualidad. Y, por extensión, con las personas bisexuales y transexuales, dejando, al margen los comportamientos y planteamientos patológicos que, como en todo colectivo humano, también pululan entre sus filas.

Está, en primer lugar, el grupo (sin duda, el más numeroso) formado por quienes diferencian las personas de los actos homosexuales. Si estos últimos, sostienen, “son intrínsecamente desordenados”, no se puede olvidar nunca que las personas “deben ser acogidas “con respeto, compasión y delicadeza”, evitando “todo signo de discriminación injusta”. Es muy probable que algunos de quienes integran este colectivo tengan dificultades para diferenciar los comportamientos, de las personas en cuanto tales, pero esto no anula la existencia de un numeroso grupo de católicos empeñados en establecer dicha diferencia y en ser coherentes con ella. Sigue leyendo