AGI: IKUSIA ZEGOEN. ETSIPENA

AGI:  IKUSIA ZEGOEN.  ETSIPENA AGI: SE VEIA VENIR. DECEPCION
Gipuzkoako Foru Aldundiko Gobernu Kontseiluak onartua du AGI delako laguntzaren birmoldaketa egitea. Erabaki horrek “birmoldaketa” baino gehiago laguntza kentzea esan nahi du, nahiz eta uztailaren 1a arte oraindik ere onartu dituzten, indarrean dauden baldintzen arabera, aurkeztutako eskabideak eta bere ardurapean seme-alabak dituztenen kasuan abenduaren 31a arte onartuko dituzten halako eskabideak. Maite Peñak, Gizarte Politikako ahaldun andreak, esana duenez, “Aldundiko Gobernuak ezarritako helburuak betetzen ez direla ikusi dute eta arduragabekeria izango litzateke orain arte bezala luzatzea laguntza hori…” “lurralde arteko oreka hausten du….” “Etorkinak artifizialki erakarri ditu gure lurraldera…” “ez ditu arazoak konpontzen eta bai beste batzuk sortzen…” “ez dio laguntzen onuradun pertsonak txertatzearei…”.

Bai, ikusia zegoen. Guri, gehienbat etorkin diren eta bizitzeko baliabiderik oinarrizkoenak ere falta dituzten pertsona horien drama egunero parrokietako Caritas-etan bizi dugunoi, etsipena eta kezka handia ekarri digu.

Etsipena ez digu ekarri, laguntza emateko eta solidaritatea emateko tresna bat berrikustea, nola dabilen ikertzeko eta beharrezko liratekeen aldaketak eta hobekuntzak egiteko. Gerta liteke, ikerketaren ondorioz, halako laguntza kendu beharra ikustea. Berrikustea eta ebaluatzea beharrezkoa da; halako laguntza kentzea erabaki oso larria da, pertsona asko utziko baitu babesik gabe. Horrek dakarkigu etsipena eta kezka. Sinestun garenez eta Jainkoaren errukiaren testigu, min ematen digu eta etsiarazten Gipuzkoa errukigabea izateak.

Azterketa egitean eta horren ondorioz hartutako erabakietan, ohi bezala, nolabaiteko egia azaltzen da. Egia da ez direla behar bezala betetzen horrelako laguntza batek dituen helburuak, onuradunen gizarteratzea baita helburua. Beste zerbitzu batzuk ere beharrezkoak izango lirateke, helburu horietara hurbiltzeko. Hori egia da, bai. Baina ez da erabateko egia azterketa honen ondorioz laguntza hori kentzea erabaki behar litzatekeenik. Hori aukera bat izan daiteke, oso eztabaidagarria eta, gure ustez, kaltegarria.

Laguntza hori kentzeko erabili den argudioek Administrazioaren gabezia larriak jartzen dituzte agerian; eraginkor eta prestu azaldu nahi du horrela Administrazioak, baina oso bestelakoa gertatzen da, ez-eraginkor eta itxurazale. Ez-eraginkor, laguntzarako den tresna kendu duelako. Itxurazale, horrela gehiago laguntzen duela iruditzen zaiolako. Halako erabakiak gabezia larriak erakusten ditu.

Izan ere, ez dirudi behar bezala entzun dietenik galdekatu dituztenei. Hala diote, behintzat,  Donostiako Elizbarrutiko Caritasek eta Lan Sozialerako Gizpuzkoako Elkargo Ofizialeko Gobernu Juntak. Bestalde, gure ikuspegi kristau eta ebanjeliotik begiraturik, bihozgabea da halako erabakia. Hori egiteko aipatu dituzten arrazoiak ikusirik, esan daiteke ez dituztela pertsonak zehatzak kontuan izan, egiazko drama izugarriak nozitzen dituzten eta egoera larriak bizi dituzten pertsonak. “Dei-efektua” esateak edota horren ordez dioten “etorkinak artifialki erakartzea” esateak konpromiso etikorik eza eta munduko behartsuekiko justiziarik eza jartzen du agerian, eta ez du kontuan nolako drama humanitarioak nozitzen ari garen nazioartean. Honako galdera hau sortzen zaigu: Gipuzkoak ezin al die erantzun, neurri arduratsu batean, krisi humanitario horiei? Ezin al du konpromiso etiko eta politiko handiagoa hartu?  “Etorkinak artifizialki erakartzea” ote da ehunka eta milaka pertsona itorik hiltzea Mediterraneo itsasoan? Askotan gure solidaritatea itxura hutsa da. Gipuzkoako Foru Aldundiaren erabaki horrek hau adierazten du: “Ez dadila jende gehiago etorri, nahikoa badugu eta”.

Guretzat gizon eta emakume oro da gure anaia eta arreba. Eta hau esan nahi genuke: ematen ez direnak direla “laguntzen” ez duten laguntzak.  Gainerakoa, arinkeria baizik ez da eta kapitalismo globalaren interesetara makurtzea. Penagarria iruditzen zaigu horrelako Gipuzkoa.

Europa, giza eskubideen sorterria, gotortzen ari da. Akats eta inkoherentzia izugarria, ez baitu hori lortuko. Munduan bakea nagusitzea nahi badugu, izan dezagun kontuan harrera egiteak eta laguntza solidarioa emateak giarte-kohesioa sortzen duela. Bazterketak indarkeria besterik ez du ekartzen. Horregatik, salatu egiten dugu jarrera hori eta, orobat ematen dituzten lerraturiko justifikazioak. Hor ikusten da “bazterketaren kulturan” bizi garela, Frantzisko Aita Santuak hainbeste aldiz salatu duen bezala.

Donostiako Elizbarrutiko Caritasek eta Lan Sozialerako Gipuzkoako Elkargo Ofizialak argitaratu dituzten adierazpenekin bat egiten dugu. Erabaki hori berriz pentsa dezatela eskatzen dugu eta, nolanahi ere, kontuan izan ditzatela erabaki horrekiko kritiko azaldu diren taldeen iritziak.

Donostian, 2016ko apirilaren 23an.

Eutsi Berrituz, Gipuzkoako Kristau taldea

 

El Consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha aprobado la propuesta de remodelación de la Ayuda de Garantía de Ingresos (AGI). Esta decisión más que “remodelación” es en realidad supresión, aunque hasta el 1 de Julio recibirán, todavía, las solicitudes que se hagan en conformidad con los requisitos vigentes y, en el caso de familias con hijos a su cargo, estas solicitudes se recibirán hasta el 31 de Diciembre. Según palabras textuales de Maite Peña, diputada de Políticas Sociales, “hemos comprobado que no cumple con los objetivos fijados como Gobierno, sería irresponsable mantenerla en los términos actuales…” “rompe el equilibrio territorialidad” … “ha generado un flujo de migración artificial en nuestro territorio” … “no soluciona los problemas sino que además genera nuevas necesidades” … “no ayuda en la inserción de las personas beneficiarias”…

Si, se veía venir. Y para quienes vivimos día a día, desde las Cáritas parroquiales, el drama de las personas, en su mayoría inmigrantes, que carecen de los más elementales recursos para vivir, esta decisión ha supuesto una decepción y un motivo de gran preocupación.

La decepción no se debe a que un instrumento de ayuda y solidaridad se revise como tal instrumento, con la finalidad de evaluar su funcionamiento y establecer los cambios y las mejoras necesarias. Otra cosa es que como resultado de ese análisis se suprima la ayuda. Revisar y evaluar es necesario, suprimir es una decisión muy grave: va a dejar a muchas personas a la intemperie. Por ello nuestra decepción y preocupación. Como creyentes y testigos de la misericordia de Dios nos duele y decepciona una Gipuzkoa inmisericorde.

Como siempre en todo análisis y las decisiones que le siguen, hay algo de verdad. Efectivamente no se cumplen debidamente los objetivos de una ayuda que está orientada a la inserción social de los perceptores. Serían necesarias otras prestaciones que permitan aproximarse a los objetivos establecidos. Todo esto es verdad. Lo que ya no es tan verdad es que de este análisis se derive su supresión. Esa es una opción y como tal es discutible y, a nuestro modo de ver, perniciosa.

Los argumentos utilizados para su supresión no revelan más que las serias deficiencias de una Administración que quiere aparecer como eficaz y honesta y resulta ser, muy al contrario, ineficaz e hipócrita. Ineficaz porque realmente han suprimido un instrumento de ayuda. Hipócrita porque, al parecer, piensan que así ayudan más. Esta decisión revela serias carencias.

En primer lugar, no parece que sea verdad que hayan tenido en cuenta la opinión de quienes han sido consultados. Eso dicen, al menos, en Cáritas Diocesana de San Sebastián y la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Trabajo Social de Gipuzkoa. Por otro lado, desde nuestra visión cristiana y evangélica, esta decisión carece de alma. Las razones que se aducen no ven personas concretas, seres humanos que sufren verdaderos dramas existenciales, rostros de angustia. La expresión “efecto llamada” o la que le sustituye, “flujo migratorio artificial”, revelan una seria deficiencia de compromiso ético y de justicia con los empobrecidos de la tierras, carece du una visión internacional de los dramas humanitarios que estamos viviendo. Nos preguntamos, Gipuzkoa ¿no ha de hacerse cargo, con una cuota de responsabilidad, de estas crisis humanitarias? ¿No asumimos un compromiso ético y político mayor? ¿Calificaríamos de “flujo migratorio artificial” a los cientos y miles de personas que están falleciendo ahogados en el Mediterráneo? Con frecuencia nuestra solidaridad es estética. La decisión de la Diputación de Gipuzkoa está diciendo la oración de “san comamos, que no vengan más, que bastantes estamos”.

Para nosotros todo ser humano es nuestro hermano y hermana. De momento lo único que podemos afirmar es que las ayudas que no “ayudan” son las que no se dan. Lo demás es ligereza y plegarse a los intereses del capitalismo global. Francamente estamos preocupados. Nos entristece una Gipuzkoa así.

Europa patria de los derechos humanos, se está blindando. Es un error y una incoherencia, porque no lo va a conseguir. Si queremos un mundo en paz hemos de decir que la acogida y la ayuda solidaria y en justicia crea cohesión social. El rechazo solo genera violencia. No podemos sino denunciar esta actitud y las justificaciones sesgadas que de la misma se proponen. Es un signo más de esa “cultura del descarte” que el Papa Francisco tantas veces denuncia.

Nos adherimos a los comunicados de Cáritas Diocesana y del Colegio Oficial de Trabajo Social de Gipuzkoa. Pedimos que se reconsidere esta decisión y, en cualquier caso, que en el nuevo plan sean tenidos en cuenta los colectivos que han mostrado críticos con esta decisión.

Donostia, 23 de abril de 2016.

Eutsi Berrituz, Cristian@s de Gipuzkoa.

 

    AGI: IKUSIA ZEGOEN. ETSIPENA.pdf                          AGI: SE VEIA VENIR. DECEPCION.pdf   

Anuncios

Juan Kruz Mendizabal deja el cargo de vicario general

Diario de Gipuzkoa

                   SOCIEDAD

juan-kruz-mendizabaltxiki      Juan Kruz Mendizabal deja el cargo de vicario general, el segundo que lo hace con Munilla

Desde el obispado se explica la decisión en que se va a tomar un “año sabático”

Viernes, 15 de Abril de 2016 – Actualizado a las 06:11h

Juan Kruz Mendizabal deja el cargo

Amar orando, orar amando

Publicado en la Revista ORAR. n. 261 __Año 2016 / 2

JOSÉ RAMÓN TREBIÑO, apaiza. Errenteria

NUESTROS OJOS DEBEN DE ESTAR SIEMPRE FIJOS EN EL SEÑOR. DESDE ÉL Y CON ÉL APRENDEMOS Y ACERTAMOS A VIVIR. COMO MARÍA EN BETANIA NOS SENTAMOS A SUS PIES Y CONTEMPLAMOS SU ROSTRO AL TIEMPO QUE ESCUCHAMOS SU PALABRA.

Como sus discípulos sabemos atender a su llamada de vivir con entrañas de misericordia como el TREBIÑObuen samaritano que se acerca al hombre malherido y se pone a curar sus heridas.

La vida del seguidor de Jesús integra y plenifica dos dimensiones esenciales de la vida humana: reflexión y acción, oración y compromiso, lucha y contemplación. Tanto nos atrae el Jesús que se retira a la montaña para orar y estar con el Padre como el que, de manera infatigable, recorre los caminos de Galilea y no se cansa de ayudar a los pobres y sufrientes. Nosotros, al igual que los primeros discípulos, necesitamos subir con el Maestro al Tabor de la contemplación buscando la intimidad y la luz de la relación orante. Pero como ellos estamos urgidos a descender a la vida y recorrer los cruces de caminos siendo buena noticia para los hombres y mujeres que buscan paz interior y también una vida digna. Sigue leyendo